Montaje De Mesas

Para disfrutar de un buen montaje de mesa, se deben conocer ciertas reglas básicas, las cuales dirán los tiempos que nos presentarán. El primer aspecto es la mantelería, la clave para que la mesa luzca hermosa es seleccionar un buen mantel y cubre mantel, que se ajusten adecuadamente a la decoración y concepto. La servilleta ayudará a resaltar la belleza de la mesa.

Respecto a la loza, en la actualidad se ha modificado la forma y diseño de la vajilla, ya sea para plato sopero, trinche, imperial, panero, etc. En la antigüedad la loza se conocía por ser de forma redonda y de un modelo estándar, en estos tiempos donde la gastronomía ha roto paradigmas y ha abierto nuevas tendencias, los platos los podemos conseguir cuadrados, triangulares, rectangulares, etc.

Todo el plaqué se coloca en el mismo orden en el que será usado, empezando siempre de afuera hacia adentro. Se colocan en línea recta a dos (2) dedos de distancia del borde de la mesa. La regla universal para su colocación es la siguiente: Cuchillos son puestos a la derecha con las sierras mirando hacia el plato, chucharas del mismo lado y a la derecha del cuchillo. Tenedores lado izquierdo. Considerando que existe plaqué especializado para ciertos alimentos que por su complejidad recitan una herramienta distinta. El plaqué para el postre se monta hacia el frente del cliente, la cuchara con el mango hacia la derecha y el tenedor con el mango hacia la izquierda.

Toda mesa en donde se le está dando importancia a su montaje, debe ir montada por lo menos con una copa de agua o vino. La copa de agua es la que siempre debe permanecer, en pocas palabras nunca se retira. En el caso de montaje para eventos, en donde existe un menú de vinos en conjunto con el de alimentos, la forma de la alineación de las copas va de acuerdo al número de copas a montarse.